4 principios fundamentales de una comunicación efectiva

4 principios fundamentales de una comunicación efectiva

1. Todo comunica en una organización, no sólo las campañas publicitarias o las relaciones públicas, sino también toda su actividad cotidiana, desde sus productos/servicios, hasta el comportamiento de miembros y, por lo tanto, todos deben ser cuidados y planificados. Implica que:

  • La responsabilidad sobre este tema no corresponde sólo al área de comunicación de la organización, sino que debe implicar a todo el equipo.
  • La comunicación debe ser congruente, ya que hay un considerable conjunto de aspectos que comunican sobre la empresa (desde los más evidentes, hasta los pequeños detalles), y es necesario:
      • Contabilizarlos, para que no se olvide alguno.
      • Coordinarlos, para que ninguno vaya “por su cuenta”.
      • Planificarlos, para que exista coherencia entre ellos y puedan reforzarse mutuamente.

2. La comunicación debe plantearse como una actividad de carácter estratégico: interconectada, coherente entre sí, constante en el tiempo y acumulativa.

3. La comunicación genera expectativas; de la misma forma que podemos esperar unas determinadas cosas de nuestros amigos, porque les conocemos, las actividades de comunicación que realiza una organización, también están indicando qué se puede esperar de ella, de su comportamiento, de sus productos y/o servicios… Si las expectativas generadas no se corresponden con la realidad, se estará defraudando a los públicos objetivo y se pondrá en peligro su credibilidad futura.

4. La comunicación tiene que ser proactiva, no reactiva, debe partir de la organización y estar bien planificada. No es recomendable que se use la comunicación solo como respuesta a necesidades puntuales o a situaciones de emergencia; lo idóneo es planificarla previamente, para evitar improvisaciones y/o falta de coherencia con otras acciones.

¿A alguien se le ocurre algún partido político o gran empresa que, recientemente, hubiera tenido que tomar nota?